Compra mis libros!

Los rabinos reaccionan ante la divinización de Adán

Las especulaciones sobre Adán en los primeros siglos de nuestra era produjeron algunas contundentes reacciones rabínicas. Esto es especialmente cierto en relación a aquellas tradiciones que hablaban de la condición cuasi divina de Adán antes del pecado, y de la adoración de los ángeles ante la imagen divina que portaba Adán, etc.  Y es que elevar tanto la condición adámica corría el riesgo de convertirlo en una especie de segundo Dios…algo así como un segundo poder en el cielo. ¿No era acaso lo que había sucedido con la secta de los cristianos? ¿No habían elevado la condición de Jesús, el segundo Adán, convirtiéndolo en un segundo Dios? En BerB 8,10 leemos una advertencia en contra de confundir a Adán con un ser divino. R. Hoshaiah dijo: Cuando el Santo, bendito sea, creó a Adán, los ángeles le confundieron con un ser divino y querían exclamar: “Santo” delante de él  [aquí los ángeles quieren alabarlo al modo de Dios siguiendo Is 6,3]. ¿A qué nos recuerda esto? A un rey y a un gobernador que iban sentados juntos en un carro, y el pueblo de las provincias querían decirle al Rey “¡Domine!” pero no sabían cual de los dos era el rey. ¿Qué hizo el rey? Puso al gobernador fuera del carro, así todos podían reconocer que era sólo el gobernador y no el rey.  De igual forma, cuando el Santo, bendito sea, creó al primer hombre, los ángeles le tomaron por un ser divino y querían exclamar delante de él “Santo”. ¿Qué hizo el Santo, bendito sea? Hiso que el sueño cayera sobre el hombre, y así todos sabían que era un mortal. Por eso está escrito: “Dejen de confiar en el hombre    que solo tiene un soplo de vida en la nariz: ¿Para qué estimarlo tanto?” (Is 2,22).  Adán, argumentan algunos rabinos respondiéndoles a los cristianos, no sólo es un ser mortal, sino que no tiene ninguna participación en la creación. En la Tosefta (tSanh 9,7; bSanh 38ª) se nos dice que Adán fue creado al último. ¿Y por qué fue creado al final? Para que los herejes no puedan decir:  Dios tuvo un ayudante (Adán) en su trabajo de la creación. No solamente esto, también los rabinos saldrán al paso de cualquier especulación al modo de Filón sobre dos adanes, uno terrestre y otro celestial.  Por lo tanto Adán fue creado sólo/como un singular, para enseñaros que cualquiera que destruya una sola alma de Israel, la escritura la imputa como culpable de haber destruido un mundo completo. Más aún, Adán fue creado sólo en bien de la paz de la humanidad, para que nadie puede decir  “mi padre es más grande que el tuyo”. Y lo más importante,  para que los herejes no puedan decir: “Hay muchos poderes que gobiernan en los cielos” (m Sanh 4,5). De nuevo, la preocupación fundamental del rabinismo primitivo, principalmente en conflicto con los cristianos, es subrayar la Unicidad de Dios. Ahora bien, un último matiz...recordemos la entrada sobre la reacción de San Atanasio respecto a la divinización de Adán (San Atanasio reacciona frente a la cristología adámica).
También era contraria...precisamente porque quiere destacar la figura de Jesús por sobre la de un mero segundo Adán.  Para más detalles:  Peter Schafer, The Jewish Jesus, p. 197-213.