Alianza del Sinaí en el Qumran y Literatura Rabínica

 1QDivre Mosheh (1Q22, Palabras de Moisés) es un discurso dado supuestamente por Moisés cuarenta años después del Exodo. El texto tiene clara relación con las formas que encontramos en el Dt, por ejemplo en la manera en que pronóstica el futuro pecado y castigo del pueblo. El texto habla del Sábado de la Alianza (I, 8). El Sábado y la Alianza están estrechamente relacionados también en 4QapocrJer C (4Q390) 1 8. Lo que está en el centro de estos textos es la Alianza del Sinaí y la inevitable consecuencia de la violación de sus resultados. Esta Alianza del Sinaí se establece en términos místicos como las visiones de la Gloria en 1Q34 3 II, 6. Más aún en 4QpsEzek (4Q385) 2 1 tiene a Dios describiéndose a si mismo como habiendo rescatado a su pueblo para darles la Alianza, esto es, la Ley que les dio en el Sinaí. Los himnos de las Hodayot parace utilizar el término berit (alianza) como equivalente a la Torá dada en el Sinaí a través de la Alianza.

Por otra parte, la alianza por excelencia en la literatura rabínica es la del Sinaí donde Dios y su pueblo se unen en una relación eterna. La expresión haberit (la alianza) ocurre en t. Hal 1, 6 como una fórmula de juramento. Por otra parte el concepto de Alianza que emerge de la Tosefta es mucho más amplio. Primero se refiere a la Alianza de la circuncisión hecho con Abraham permanece como el fundamento que da identidad al pueblo. Esta alianza, al mismo tiempo, es la base desde donde se realiza la Alianza Sinaítica. Mekhilta de Rabbi Ismael Bo´5 utiliza berit de una manera mucho más amplia que la mera constatación de la circuncisión como fundamento de una Alianza como la misná. La Alianza del Sinaí se va haciendo en este texto cada vez más importante, llegando a asumir como propioa la alianza de Abraham (circuncisión). Sifra Behuqotai parashah 2,3 entiende la Alianza Sinaítica como la expresión misma de Dios quien se une en una relación conventual con Israel. Esta fuerte unión es la que explica que en Sifre Números 111 se defina a quien adora a ídolos como quien niega la Alianza Sinaítica. En este texto se habla de berit basar (la alianza de la carne) para hablar de la circuncisión, y simplemente de berit para referirse a la Alianza Sinaítica. En Sifra Behukotai pereq 6,1 se habla de berit para referirse a toda la Torah que es la Alianza realizada con Dios en el Sinaí. Así, la Alianza no sería sólo una porción del Pentateuco o del dacálogo. Rabí Yonatan en Mek. Yitro 10 señala que al pueblo de Israel se le prometió eternamente la tierra de Israel, pero que la Alianza contempla la eventualidad que Dios castigue a Israel  pero siempre de manera temporal y por amor. También en y. Peáh 2,6 (17a), y.Meg. 4,1 (74d) y y. Hag 1,8 (76d) se dice que cuando Dios entró en la alianza Sinaítica con Israel, les dijo que sólo haría una Alianza con Israel si ellos se comprometían a observar la Tora escrita y oral. Este enfasis en la doble dimensión de la Tora también se encuentra en los Talmud babilónico y palestiniense. 

En general, tanto en el Qumrán como en la literatura rabínica la Alianza Sinaítica está en el centro del celo del pueblo de Israel por la Tora. Para el Qumrán, el Sinaí es la referencia por excelencia del término berit. Para los rabinos berit por excelencia sigue siendo la circuncisión, y poco a poco, y ya en tiempos amoraicos, el Sinaí comienca a convertirse en la Alianza central y fundamental entre Dios e Israel. Para más detalles: L. H. Schiffman, "The Concept of Covenant in the Qumran Scrolls and Rabbinic Literature", p. 265-269.