Jesus y Yohanan Ben Zakkai sobre el templo

La comparación de Jesús con su contemporáneo Yohanan Ben Zakkai en relación al templo ilumina la actitud del primero. Este Yohanan era el más conocido discípulo de las escuelas de Hillel y de Shammai (mAbot 2,8 y JNed 5,39b). Jesús y Yohanan eran de Galilea y ambos sufrieron por la fría recepción que recibieron de sus compatriotas. Yohanan llegó a maldecir a los galileos exclamando: "Oh Galilea, Galilea, tu odias la Torá, por lo tanto caerás en las manos de los ladrones" (Y. Shab. 15d). Ambos enseñaron en el templo (Mc 122,35 y Pes 26a). Ambos amaban el templo y sus liturgias, a pesar que profetizaron su destrucción. Yohanan exclamó delante del templo: Oh templo, templo, ¿porque te atemorizas a ti mismo? Yo sé que deberás ser destruido. Zacarias, el hijo de Iddo (11,1) profetizó formalmente sobre ti, "Abre tus puertas, Oh Libano, para que el fuego pueda devorar tus cedros". Para más detalles: J. Charlesworth, Jesus and the Temple,  p.174-183