Compra mis libros!

Investidura, Crismación y Eucaristía en el Ev. de Felipe


 El bautismo en algunas comunidades gnósticas valentinianas se complementaba con otros ritos de carácter iniciatorio como la investidura, la crismación, y la eucaristía. Respecto a la investidura podemos decir que es un símbolo altamente atestiguado en la apócrifa judía y cristiana, y que tiene relación también con el templo de Jerusalén. Las vestiduras del sumo sacerdote, por ejemplo, lo convertían en un ser semi-divino, mediador entre las realidades celestes y terrenas. En el ámbito bautismal el origen de este rito tiene relación con la lectura de Gn 3,21 donde se habla de los vestidos de piel para significar el cuerpo físico, mientras que los vestidos de luz implicaría el restaurar la imagen divina perdida. En el Evangelio de la Verdad se habla que Jesús, a pesar de vestir la vida eterna (la naturaleza divina), murió en la cruz y se desvistió de las ropas perecederas (naturaleza humana)  y se vistió de lo imperecedero, para así ascender a los cielos invulnerable a los poderes arcónticos. Y es que Jesús se había desvestido del olvido y el error.  En el Himno de la perla (HchTom  108-113) el símbolo de los vestidos es central en el texto. Los nuevos vestidos que el joven viste a la medida que asciende de regreso a casa son luminosos y brillantes. De acuerdo al Evangelio de Felipe el vidente adquiere nuevos vestidos de luz en la cámara nupcial que lo hacen inmune a los poderes hostiles (NHC II 58, 15-16; 70, 5-9; 76, 22-28):Aquellos que se han vestido de la luz perfecta no pueden ser vistos por las Potencias ni detenidos por ellas. Ahora bien, uno puede revestirse de esta luz en el sacramento, en la unión.   En el mismo texto se nos habla de los vestidos colocados por el agua y el fuego son también excelentes (57,19-23).

También la crismación es un rito complementario al bautismo. En el Evangelio de Felipe se entiende como fuego en el sentido de luz que da forma y belleza (NHC II 57,22-28; 67, 2-9; 69, 5-14; 78, 1-10; 85, 21-86,18). También encontramos paralelos interesantes en el sumo sacerdocio del templo de Jerusalén. Para más detalles ver esta entrada 

La eucaristía se entiende de diversas maneras de acuerdo a los textos que consultemos. En el Evangelio de Felipe (NHC II 75, 15-24) se nos dice que la copa de agua y vino contiene al Espíritu Santo, por lo tanto, el beberla convierte al hombre en uno perfecto. La eucaristía se identifica con Jesús crucificado quien bajo el pan del cielo (NHC II 55,6-15). Para más detalles: J. D. Turner, “Ritual in Gnosticism” , p.107-110.