Compra mis libros!

Astronomía y Fe...preguntas desde Novosibirsk


El viernes 6 de Enero, la Biblioteca y el Centro Cultural Iñigo presentó una conferencia sobre astronomía y fe a cargo del director del Observatorio Vaticano, José Funes sj. A pesar de algunos defectos (la sala de conferencias se hizo pequeña), el resultado fue muy bueno. La mitad del auditorio eran personas que no tenían ningún vínculo (o formal) con la Iglesia Ortodoxa o Católica. Personas vinculadas exclusivamente con el mundo de la ciencia, herederas de una visión materialista-marxista. La misma presencia del director del Observatorio Vaticano en la ciudad fue un gran plus a la imagen de la Iglesia Católica que se mostró como una organización en dialogo con la ciencia. Para el Centro Cultural también significó un gran impulso.

A nivel más humano me gustó mucho compartir con el P. José. Una persona encantadora. Da gusto sentirse parte de un cuerpo de jesuitas que se apoya desde distintas partes del mundo. Me da la impresión que a futuro podemos seguir haciendo cosas juntos, el Observatorio Vaticano y nuestro pequeño centro cultural.

Las preguntas de la gente después de la conferencia me hicieron descubrir un aspecto nuevo de este misterio que es la cultura rusa. Creo que en Europa las preguntas hubiesen tendido a expresar el conflicto entre una cultura secular y una no secular. Las inquietudes en Europa tenderían a enfatizar la no necesidad de la espiritualidad de parte de la ciencia. En definitiva, ¿para qué es necesaria la premisa “Dios” en la investigación científica? En la Rusia post-comunista el conflicto no se encuentra entre una sociedad secularizada o no, sino más bien entre una concepción materialista o idealista de la sociedad y de la vida en general. Me dio la impresión que el tema es la trascendencia del materialismo hacia una concepción idealista de tipo holística, cuasi mística. No es el trascender la idea de Dios, sino precisamente lo contrario…encontrar una visión unificadora (como en su tiempo lo fue el marxismo) que de sentido a todo lo que nos rodea, una visión espiritual, cuasi mística. Fue interesante también constatar que esta visión no nacería de una síntesis personal, sino que tendría que ser dada desde afuera (por el Vaticano, por la Iglesia, por alguna autoridad tipo Zar). Y es que, de nuevo, la idea de persona (o más bien, individuo) en esta cultura se distingue mucho de  lo que entendemos en Occidente.

En fin, seguimos trabajando duro para ir cuajando este dialogo entre cultura y fe…