Las sutilezas del ecumenismo

El dialogo ecuménico urge, es necesario para la convivencia, es importante para testimoniar que el evangelio tiene sentido. Al mismo tiempo es tan difícil, tan lleno de ribetes y sensibilidades. El pasado 14 de Enero se celebró en la Iglesia Católica de Novosibirsk la anual oración  por la unidad de los cristianos. Asistieron representantes de la Iglesia Bautista, Protestante y Católica. Por primera vez estuvo presente un representante de la Iglesia Ortodoxa. Aunque no rezó con nosotros (recordemos que las demás denominaciones somos herejes), su presencia fue muy valorada. La Biblioteca y Centro Cultural Iñigo había organizado, para después del encuentro, una pequeña presentación sobre ecumenismo alternativo basado en la experiencia de servicio  a los más pobres de la comunidad de la pequeña arca (de la cual soy miembro). Una de las personas que expuso, Ana, contó cómo se había planteado desde el inicio de la comunidad el resolver cuestiones ecuménicas concretas. Los discapacitados no entendían por qué los sacerdotes católicos y ortodoxos,  no podían reunir a todos (también voluntarios) simplemente  para rezar. Era algo absurdo, sin sentido práctico, no tenía lógica. Así, la comunidad de la pequeña arca comenzó una práctica ecuménica sencilla y natural...todos nos reunimos para acompañar a nuestros amigos, organizar el campamento de verano, e ir resolviendo temas prácticos, ... y  también para rezar y celebrar la liturgia juntos. Este es un ecumenismo obvio, natural, evidente.... El ecumenismo sin atados.


Pero las cosas no son tan fáciles. Hace dos semanas viajaba en auto desde Tomsk con dos rusos. Un jesuita, Serguei, y un amigo filosofo, Vladimir (ortodoxo). El día estaba muy bonito, todo blanco e inmenso. Por supuesto que conversamos tendido sobre el tema del ecumenismo y la separación de las iglesias. Yo argumentaba que el tema del Filioque tenía muchos ribetes lingüísticos que hoy se podían entender mejor. Concedía, es verdad, que además del tema de la supremacia del Papa, el dogma de la Inmaculada Concepción era una dificultad no menor.  En un momento Serguei me dijo algo que me ayudó mucho a entender la sensibilidad y los argumentos de Vladimir...me dijo, "Padre, lo que pasa es que ustedes en occidente trivialisan los aspectos dogmáticos de la separación de nuestras iglesias...para los ortodoxos estos son los más importantes. La Ortodoxia se define por la fidelidad a la tradición". No pude sino darle la razón...en occidente tendemos a trivializar, a ser muy prácticos, y en temas de ortodoxia tendemos a ser lights....en oriente la tradición es muy importante, no se juega con ella, el cristianismo ha sobrevivido a través de minorias que han defendido estos dogmas. El Filioque, la Inmaculada Concepción, la Potestad Jurídica del Papa, son elementos que no hay que trivialisar en Oriente. Es un tema de sensiblidad. Hay tanto que aprender por estos lados...