viernes, 30 de abril de 2010

Herodianos en el tiempo de Jesús



Dentro de los grupos judíos activos durante el tiempo de Jesús el de los herodianos llama poderosamente la atención. ¿Quiénes eran estos herodianos? ¿Por qué se oponían a Jesús? Antes de examinar brevemente los textos marcanos donde aparecen, una rápida mirada a la palabra griega Hpwdianoi nos ayudará a aproximarnos a su identidad. Esta palabra que encontramos en Mc 3,6; 12,13 no sería la forma griega apropiada para referirse a los herodianos. El griego correcto para referirse a este grupo debería ser Hpwdeioi que es el que encontramos sólo una vez y en Josefo (Guerras Judías 1.16.6 ). El uso de Hpwdianoi que encontramos en Mc es más bien una traducción griega del latinazgo Herodiani, tal como se ocupa para hablar de los katoaptavoi o tropas, adherentes, partisanos, servidores del Cesar; o como se ocupa para hablar de los Hoguretavoi o seguidores, tropas, adherentes de Pompeyo el Grande. En otras palabras, el griego Hpwdianoi que ocupa Marcos es la traducción griega de un latinazgo que designa a los adherentes, siervos, esclavos, de la familia de Herodes.

En Mc este grupo aparece oponiéndose a Jesús en dos ocasiones durante su ministerio público: cuando sana a un hombre con la mano paralizada en Galilea (3,6) y en el inicio del incidente de los impuestos en Jerusalén (12,13). En ambos episodios Mc nos dice que los herodianos actúan concertadamente con los fariseos, quizás para enfatizar que desde un inicio las fuerzas religiosas y políticas del momento se opusieron a Jesús planeando su muerte. En ambos episodios los herodianos aparecen “como de pronto” entre los familiares opositores de Jesús, los fariseos, para luego desaparecer de la escena narrativa. En ambos casos, los fariseos son nombrados primero que los herodianos. En ambos casos la referencia a una dimensión política hace necesaria la presencia de estos herodianos. Así, en 3,6 los fariseos deciden matar a Jesús, y se infiere implícitamente que necesitan la cooperación del Tetrarca Herodes que es el único que puede aplicar la pena capital en su territorio. En 12,13 la cuestión política es aún más clara por cuanto se refiere al pago de los impuestos. La lealtad a Roma, manifestada en la tributación obligatoria, es un asunto que concierne a los herodianos.

Ambos episodios muestran claras deficiencias que hacen dudar de la historicidad de los mismos. El incidente de la sanación del hombre de la mano paralizada carece de credibilidad. ¿Por qué se enojarían tanto los fariseos con Jesús cuando éste no hace nada el sábado y por lo tanto no lo quebranta? La sanación no se produce por una acción de Jesús, sino por una orden. La ira de los fariseos no es justificada. Por otra parte, en el incidente de los impuestos, la respuesta de Jesús es de lo más ecléctica, tanto que en ninguna parte del juicio al que se le someterá antes de su pasión se menciona este tema. ¡Más aún, los herodianos no aparecerán en el relato de la pasión para nada! Esto no quiere decir que los herodianos no jugaron ningún papel significativo en la vida de Jesús. Sin duda lo hicieron. Más que mal son los herodianos quienes están detrás de la muerte del mentor de Jesús, Juan el Bautista. Por otra parte, es muy probable que los constantes movimientos de Jesús en la Galilea, pasando de una jurisdicción a otra, también responda a la necesidad de huir del peligro herodiano. En otras palabras, los herodianos jugarían un papel importante en la vida de Jesús, lo que es recogido de manera defectuosa por parte de Marcos, quien, sin embargo, apunta al sentido correcto: el poder religioso (fariseos) y el poder político (herodianos) estuvieron en contra de Jesús. Para más detalles: The Historical Jesus and the Historical Herodians ; John P. Meier Source: Journal of Biblical Literature, Vol. 119, No. 4 (Winter, 2000), pp. 740-746