Melquizedek en las tradiciones cristianas primitivas


En el cristianismo primitivo se identifica a Jesús con Melquizedek. Se enfatiza el origen celestial de Melquizedek al no atribuirle padre, madre, ni genealogía (Heb 7,3). La Carta a los Hebreos habla de Melquizedek en los términos predicados a Jesús: Primero, él es, al traducir su nombre, rey de justicia y entonces también rey de Salem, esto es rey de paz (7,2). En el N.T. se identifica a Jesús con los mismos apelativos de Melquizedek, como el justo (Zac 9,9-10; Hch 3,14) y el salvador. Al identificarlos no sólo se estaba restaurando el sacerdocio de Melquizedek, también se identificaba las raíces cristianas con anterioridad a la Ley de Moisés, llevándolas a Abraham (Rm 4). La relación entre Abraham y Melquizedek es también un tema candente entre el primer cristianismo y los judíos . Los cristianos van a apuntar a la superioridad de Melquizedek sobre Abraham diciendo que éste último le dio el diezmo a Melquizedek (Heb 7,2-4), mientras que el Génesis apócrifo, probablemente de raíces pre-cristianas, afirmará que Abraham tomó el diezmo de los rebaños que había capturado de Melquizedek. Por otra parte, en el siglo II Rabí Ismael ben Elisha dirá que en un principio el sacerdocio estaba pensado para los descendientes de Melquizedek, pero posteriormente cuando éste bendijo a Abraham antes que al Altísimo (Gn 14,19), su sacerdocio le fue arrebatado y dado a Abraham y a sus descendientes Leví y Aarón (Leviticus Rabbah XXV.6; Genesis Rabbah XLIII.8). En el Talmud Babilónico leemos: R. Zakarias habló sobre la autoridad de R. Ismael: El Santo, alabado sea, intentó derivar el sacerdocio desde Shem, como está escrito: Y él [Melquizedek] fue el sacerdote del Altísimo (Gn 14,18). Pero como éste le dio precedencia a la bendición a Abraham por sobre la de Dios, éste tomó el sacerdocio y se lo dio a Abraham; como está escrito: Y él le bendijo y le dijo, bendito seas Abraham del Altísimo, poseedor del cielo y la tierra, y bendito sea el Altísimo Dios (Gn 14,19). Le dijo Abraham: ¿Tiene acaso precedencia la bendición del siervo por sobre la de su amo? Entonces el sacerdocio le fue dado a Abraham como está escrito (Sal110,1): el Señor dijo a mi Señor, sientate a mi derecha y yo haré de tus enemigos estrados a tus pies. Luego continúa: el Señor le ha jurado y no se va a arrepentir, Tú eres sacerdote para siempre bajo la orden de Melquizedek (Sal 110, 4), lo que significa que por la palabra de Melquizedek. Esto es, Él es sacerdote del Altísimo, significando que él fue sacerdote, no su descendencia (Ned 32,b). Esta es otra forma de afirmar la superioridad de Abraham sobre Melquizedek y de fundar el sumo sacerdocio en el primero. Este es el contexto adecuado para entender por qué los cristianos en Heb 7 argumentan en favor del sacerdocio de Melquizedek. Éste es superior a Aarón porque los ancestros del último le habían pagado el diezmo. Luego, Melquizedek no desciende de ansestros sacerdotales, él fue elevado al sacerdocio, en un juego de palabras que implica resurrección. Anístasthai en contraste con los herederos de Aarón a los que se les llama légesthai (Heb 7,11). Los cristianos afirman el contraste entre los requerimientos legales de la descendencia corporal, y el poder de la vida que se hace indestructible a través de la resurrección (Heb 7,16). La Carta a los Hebreos nos muestran en qué creían los cristianos respecto a Melquizedek y Jesús: ambos son lo mismo identificándose con el Hijo de Dios, el Señor y Yavé; Jesús como Hijo de Dios es más grande que los ángeles ordinarios porque lleva el Nombre divino grabado (1,4) (al igual que Yaoel en el Ap.Ab. y Metatrón).

Pero la presencia de Melquizedek va más allá de la Carta a los Hebreos haciéndose implícito a lo largo del N.T. Por ejemplo, Filón había dicho que Abraham esperaba de Melquizedek agua como gesto de hospitalidad, pero que éste le había dado mucho más, le había dado vino (Allegorical Interpretation III 82). El primer signo de Jesús, como manifestación de su gloria, en el cuarto evangelio es precisamente el transformar el agua en vino (Jn 2,11). Jesus había dado un signo propio de Melquizedek. En Lc 4,21 Jesús lee en la sinagoga el texto de Is 61 y señala que hoy se había cumplido esta promesa. Este texto de Isaías es muy importante en la profecía del texto qumrámico de Melquizedek. Jesus se estaba proclamando a sí mismo como Melquizedek, y eso puede explicar la reacción violenta de la sinagoga (Lc 4,28). Mc 1,1 dice que el tiempo se ha cumplido, que el Reino de Dios está a la mano, e invita al arrepentimiento y a creer en el Evangelio. Esto parece tener relación con el Yong Kippur y con la presencia de Melquizedek. Y es que Jesús fue bautizado y comenzó su ministerio público en los primero siete años del séptimo jubileo, exactamente cuando se esperaba que apariciese Melquizedek. La proclamación cristiana más temprana era Jesús es el Señor, lo que quería decir que Jesús era Yavé, quien se había aparecido a los patriarcas de acuerdo al A.T. Jesús, como el antiguo sumo sacerdote de carácter real, era la presencia de Dios en medio de su pueblo, el Emanuel (Mt 1,23). Por otra parte, Sozomenes, el historiador de la Iglesia del siglo V, habla de la básilica construida en Mamre, el lugar donde Yavé se apareció a Abraham: Él, quien por la salvación del género humano, nació de una virgen, se manifestó allí como un hombre Dios (Sozomenes Historia 2.4). Jesus es la manifestación de Yavé y de Melquizedel porque estos son dos rostros de la misma realidad de acuerdo a antiguas tradiciones. El sumo sacerdocio de Melquizedek era la forma humana de Yavé. De este sumo sacerdocio todos los cristianos podían participar transformándose en hijos de Dios (Jn 1,13; Rm 8,14). Para más detalles: Barker, Margaret, "who was Melchizedek and who was his God", 2008.