La transformación del vidente en Zostrianos


Zostrianos es un complicado tratado gnóstico setiano con una fuerte influencia platónica. En este texto se presenta a la divinidad de manera descendente siguiendo el siguiente esquema. Primero, a través de una teología transcendentista,negativa y analógica parecida a ApocJn 2,33-4,10 se habla de Dios como Desconocido; Espíritu Invisible;Incomprensible; no-ser; silencio; Perfecto, más que perfecto; la fuente de todo; no hay divinidad más allá de él; inmaterial material; número innumerable; forma sin forma; sustancia insustancial; poderoso sin poder; activo sin actividad; es Vida, es existente, es mente; existen antes de todas las glorias, antes de toda existencia. (Zost 64, 13-65,10).

Segundo, aparece Barbelo que emana o es producto de la división del Espíritu Invisible (77,12-15; 83, 19-24;87, 10-14), así ha emergido de la primera auto reflexión desde el Espíritu Invisible. Es el intelecto (noesis) del Espíritu Invisible, es el conocimiento del Espíritu Invisible. Entonces Barbelo se gira a contemplarse a sí misma y desde allí genera hipostasis distintas (78, 6-80,18; 81, 6-20; 87,14-16): Ella dividió, pues es omniperfección de perfección, en tanto que existe como reflexión (77,10-15)…ella se conoció a sí misma, y a aquél; se mantuvo en pie, se extendió a causa de aquél. Y puesto que ella procedía del que realmente existe-ella procedía del que realmente existe- y todos aquéllos, ella se abre y conoce al que preexiste. Al seguirle, ellos llegaron a ser existiendo –llegaron a ser existiendo- y manifestándose a través de aquellos (81, 10-30). Entonces Barbelo genera en la triada Kalyptos o escondido que es la existencia, Protophanes (primer generado) que es la mente, y Autogenes que es la vida(75, 12-14).

Tercero, el mediador entre el Espíritu Invisible y Barbelo es una entidad llamada el Triponte que, sin embargo, en algunas partes se identifica con el primero complicando la comprensión del discurso teológico (24,12-13; 63, 6-8; 87, 13-14; 97,1-3; 118, 9- 13; 128, 20-22). Cuando se identifican se entiende que el Espíritu Invisible comienza a desbordarse luego de contemplarse (15, 4-17 : al modo del bautismo) y comienza de inmediato a ser Barbelo y su triada. Esto se expresa especialmente en 79, 9-25 donde Barbelo es denominada la primera existencia insustancial después del Espíritu Invisible. Ella emana desde el Espíritu Invisible al nivel de la existencia, pero a diferencia de este Barbelo es actividad (energía) y llega a ser el Triponte: una imagen del que realmente existe. Entonces Barbelo es la imagen y la actividad en movimiento del Espíritu Invisible y como tal es conocida como el Triponte que se actualiza en Kalyptos (Existencia), Protophones (Mente), y Autogenes (Vida).

Cuarto, la Naturaleza llena de defectos que Autogenes debe corregir continuamente. En Zostrianos (27,9-28,30) y Marsanes (2,16-4,23) el nivel de la naturaleza se extiende
desde el Eon de Barbelo hasta la atmosfera sublunar y está presidida por el divino Autogenes y poblada por distintos tipos de almas y seres espirituales: los eones autogenerados consistentes en cuatro niveles o luminarias y pobladas por arquetipos de Adán, Set, los descendientes antidiluvianos de Set y su progenie; el arrepentimiento, que contiene las almas de los que han pecado pero se han arrepentido; el cósmico o material (así llamado por Marsanes) o las copias eónicas (así llamado por Zostrianos) que contiene copias de los eones precedentes; la atmosfera que contiene el aire terrestre entre la luna y la superficie de la tierra; el mundo corporal terrestre que contiene a su vez 13 eones presididos por el Arcon creador del mundo sensible.

Zostrianos, que se presenta como una figura redentora,asciende con la ayuda de cuatro divinidades (Autrounios, Ephesech, Youel, y Salamex) desde los niveles más
bajos de la materia hacia nube de gran luz guiado por un gran ángel del conocimiento (que no tiene nombre) y deja atrás las ropas de esta tierra por las glorias. Zostrianos es bautizado al menos 20 veces mientras asciende: una en el aire de la tierra (la atmosfera bajo la luna); 7 veces en la copia de los eones (las esferas planetarias); una en la transmigración (la esfera de las estrellas fijas); y 6 veces en el arrepentimiento, con un subtotal de 15 veces. Al nivel del Autogenerado es bautizado 4 veces y en cada ocasión se repite que él estaba parado o en posición lo que implica estabilidad y ausencia de pasiones, también se señala que es purificado asemejándose a un ángel y así entra en el eón de Barbelo. Luego en el nivel del Triponte, Zostrianos comienza a existir de verdad y es bautizado una última vez en el nivel de Protophanes donde comienza a ser perfecto. El bautismo setiano se entiende como una serie de experiencias visionarias que tiene como resultado la iluminación y la salvación total. El bautismo se entiende como de naturaleza celestial, con aguas vivas idénticas a la luz. Se retorna así al estado andrógeno previo desvistiéndose del pensamiento físico y corporal “escapando de la locura y la volutivilidad femenina y escogiendo la salvación masculina (NHC VIII 1, 135, 5- 8). El objetivo de esta vida es recobrar la unidad perdida, lo que implica desafectar al alma de su amor por el cuerpo; a la parte racional del alma de su parte irracional apegada a su vehículo físico; y así el sujeto se reúne con su inteligencia superior.