Más sobre ángeles y el Qumran...


Ya hemos visto en los Cánticos del sacrificio sabático cómo la comunidad esenia del Qumrán alababa a Dios junto a los ángeles . En esta entrada estudiaré otros textos de la comunidad que refuerzan la misma idea: los miembros no sólo se esforzaban por emular a sus compañeros angélicales, sino que se transformaban en algún sentido en ellos, a través de la vida comunitaria, viviendo de manera especial su Alianza con Dios, ofreciendo sacrificios sin sangre, viviendo en perfecta pureza, absteniéndose de pecar, alabando a Dios, expiando por los pecados, poseyendo una sabiduría perfecta, y asumiendo roles de maestros. Al igual que los líderes de la comunidad, la verdadera humanidad de los justos se puede definir en términos angelomórficos. Textos como las Hodayot, las Reglas de la comunidad, las oraciones diarias (4Q 503), las Canciones del Sabio (4Q510-11), las Palabras de las luminarias (4Q505-506), las Bendiciones (4Q286-290), y la Regla de la guerra, apuntan a una comunión de vida estrecha con los ángeles.

Pongamos por ejemplo a 1QSb 4, 24-28 en el libro de las Bendiciones. Esta bendición, muy probablemente dirigida al sacerdote, demuestra claramente cómo la comunidad se siente participando de la liturgia celestial y cómo la distancia entre lo angélical y lo humano se diluye: Tú serás como un ángel del rostro en la morada santa para la gloria del Dios de los Ejércitos...Tú estarás alrededor sirviendo en el templo del reino, compartiendo el lote con los ángeles de la faz y el consejo de la comunidad... por el tiempo eterno y por todos los períodos perpetuos. Porque verdad son todos tus juicios. Te ha hecho santo entre tu pueblo, como lumbrera que alumbra el orbe con conocimiento y que ilumina la faz de los Numerosos...consagrado para el santo de los santos, porque serás santificado para él y darás gloria a su nombre y a sus cosas santas. Otro ejemplo lo encontramos en las Plegarias cotidianas (4Q503) donde en el Frag. 7-9 col IV leemos: Y nosotros los hijos de tu alianza, bendecimos tu nombre con todas las tropas de la luz...con todas las lenguas de conocimiento. En los Cánticos del Sabio (4Q510) leemos: Y yo el instructor proclamo la majestad de su esplendor a fin de asustar y aterrorizar a todos los espíritus de los ángeles destructores y los espíritus bastardos, demonios, Lilits, búhos y chacales...y los que golpean de improviso para desviar al espíritu de conocimiento, para desolar sus corazones y ...en la época del dominio de la impiedad, y en los períodos de humillación de los hijos de la luz, en los períodos culpabes de los contaminados de iniquidades; no para una destrucción eterna, sino para la época de la humillación del pecado (Frag 1). En las Palabras de los Luceros (4Q 504) leemos: Dad gracias...su santo Nombre por siempre...todos los ángeles del firmamento santo...a los cielos, la tierra y todos los que piensan....el abismo grande, el Abadón, las aguas y todo lo que hay en ellas...todas sus criaturas, siempre, por los siglos eternos. Amén. Amén. Otro ejemplo lo encontramos en 4Q471b (= 4Q431) 1-2 (par 4Q427 7 i; 1QH 26,6-16): Yo me cuento con los ángeles, mi lugar es en el consejo divino... ¿Quién se puede comparar conmigo en el resistir el mal? No hay enseñanza que se pueda comparar con mi enseñanza. Y es que yo me siento en el cielo. ¿Quién es como yo entre los ángeles? ¿Quién me puede callar cuando abro mi boca?...Porque yo soy el amado del Rey, el predilecto del Santo, y nadie me puede acompañar. Nadie se puede comparar con mi gloria, porque tengo un lugar entre los ángeles y mi gloria con los hijos del Rey....(revisa la traducción). Tambien 4Q491c 6-8: Nadie se puede comparar con mi gloria, nadie ha sido exaltado a excepción mía, nadie se me puede oponer. Yo me siento en lo alto, exaltado en el cielo, y nadie me rodea. Yo soy contado entre los ángeles, mi lugar es en el consejo santo. Mis deseos no son de la carne, por el contrario, mi porción esta en la gloria de la santa habitación. ¿Quién es como yo en mi gloria? (revisa la traducción). También en 1QH" 11:19-23 [3:19-23]: Te doy gracias, Señor, porque has salvado mi vida de la fosa, y del Sheol Abadón tu me has alzado a una altura eterna (ל ר ו ם ע ו לם), para que marche en una llanura sin fronteras ( א ת ה ל כ ה ב מ ישו ר ל א י ן ח ק ר ) . Y sé que hay esperanza (a miqveh) ( םקוה ) parq quien tú has modelado de la arcilla ( צ רתה מ ע פ ר " ) para ser comunidad eterna ( ל ס ו ד ע ו לם ) . Al espíritu perverso lo has purificado ( ט ה ר ת ה ) del gran pecado para que pueda ocupar su puesto ( ל ה ת י צ ב ב מ ע מ ד ) con el ejército de los santos ( צ ב א קו דשים ) y pueda entrar en comunión ( ביחד ) con la congregación de los hijos de los cielos. Hacer crecer el lote eterno para el hombre con los espíritus del conocimiento, para que alabe tu nombre junto en regocijo ( ב י ח ד דגה ) y cuente tus maravillas ante todas sus obras. En 1QH 7:19-20 [15:16 17] se dice que el justo es quien tiene la experiencia de la salvación eterna y la paz sin fin, y que Dios ha exaltado su gloria sobre la carne ( ותרם מבשר כבודו ). Estos términos evocan Sirac 45 y Jubileos 31 donde la humanidad trasciende también el ámbito de la carne hacia lo divino. En 1QH 15:23b—25 [7:23b־25] el salmista exclama: Has salvado mi vida, y has alzado mi cuerpo a las alturas ( תרם קרני למעלה ). Yo resplandezco con luz septuplicada ( הופעתי ג(בא[וד] שבעתים ) en la luz preparada para tu gloria, pues tú eres mi lumbrera eterna, y has establecido mi pie en el camino recto ([ בם[ישור ) (F. García Martínez, p. 380-381). En 18:27-28 [10:27-28] se nos dice que los miembros de la comunidad a quienes Dios ha dado entendimiento, según su conocimiento son glorificados ( יכבדו ), el uno más que el otro (Traducción propia). Esto último nos lleva a la organización jerárquica de la comunidad (1QS 2:23; lQSa 1:18). La transformación del creyente es posible porque alaba a Dios en la tienda de la gloria y la salvación ( באהלי כבוד וישועה ), en la residencia santa ( 5 4 , ( 2 0 : 2 - 3 ) "( במעון קו[דט ) y porque camina en la presencia de Dios el camino de gloria (שבילי כבוד ( 7 : 1 5 ] 1 5 : 1 5 ] ) . En otras palabras, el creyente ha regresado al Jardín del Edén donde se encuentra la gloria divina (16: 4-26 ( 8 : 4 - 2 6 ] ; 14,14-18 [6,14-18].

Todos estos ejemplos nos ayudan a comprender que la idea de verdadera humanidad realizada para la comunidad del Qumran tenía relación con la transformación angelical. Esto explicaría también el por qué del celibato en la comunidad. Insistamos en que los sacerdotes que lideran a la comunidad se consideran el verdadero templo (1QS 8-9, 4QF10r 1:6 etc . . .). El culto sacerdotal daba por contado la abstención de toda actividad sexual durante el período anterior al servicio litúrgico (1 Sam 21:4-5, HQTemple 45:11-12, cf. Exod 19:15). De acuerdo a la legislación esenia la pureza del templo debía extenderse a la ciudad santa ( llQTcmplc 45:11-12). Si el sacerdocio esenio se sentía llamado a servir sacerdotalmente a Dios de manera contínua, era lógico exigir el celíbato permanente. Esto aseguraba la verdadera expresión de la humanidad transformada, o si se prefiere angélificada, siempre en presencia de Dios y comunión con los seres celestiales. Como ángeles los esenios del Qumran han sido removidos de la carne (Sirac 45:4; Jub. 31:14; 1QIT 7:20 [15:17]), de los deseos (ΓΠΝΠ, cf. Gen 3:6), ya no viven de acuerdo a la carne (4Q491c 1 7) y ya son personas del espíritu y no de la carne (lQ/4QInstruction). En todos estos casos, y para asegurar la transformación angélical, se entiende también el celibato. También porque en muchos textos bíblicos encontramos que בשר (carne) es un eufemismo para referirse a los genitales (e.g. Lev 6:3; 12:3, 15:2, 19; 16:4).